sábado, 24 de septiembre de 2016

Toulouse-Lautrec: la noche se apaga...

Toulouse-Lautrec



Sumergido en este ir y venir de burdeles, en esta forma de vida nocturna y en esa pasión por el vino caliente del Moulin de la Galette o las bebidas alcohólicas del Moulin Rouge, Touluose-Lautrec comenzó a sufrir con más frecuencia los ataques de delirium tremens que hicieron que, en alguna ocasión, disparase con su propio revólver al techo de su casa con la intención de acabar con unas gigantescas arañas imaginarias. Tanto es así que, en el invierno de 1899, Toulouse-Lautrec tuvo que ser ingresado en el Folie-Saint James –un sanatorio cercano a París- para someterse a un tratamiento de desintoxicación.

Durante el tiempo que permaneció hospitalizado, el joven no dejó de pintar en ningún momento: pasó de pintar al natural a hacerlo evocando sus recuerdos como espectador de las interminables noches parisinas.

Más tarde, el 17 de abril de ese mismo año, el joven Henri recibiría el alta médica que le capacitaba para abandonar el sanatorio, y decidió evadir el alcohol volcándose en su otra gran pasión: los viajes. Pero en octubre, y de vuelta ya en París, Toulouse-Lautrec empezó a padecer con más frecuencia los dolores de su enfermedad, aunque en ningún momento dejó de trabajar haciendo retratos, dibujos, bocetos o carteles.


 Lejos de seguir las recomendaciones de los psiquiatras y a pesar de la vigilancia intensiva de Paul Viaud –su amigo desde la infancia-, Toulouse-Lautrec volvió a viajar y a caer en el abismo del alcohol y su estado de salud se agravó considerablemente. Sería en la primavera de 1901, tras su regreso definitivo a París, cuando pintaría su última obra Un examen en la facultad de medicina y poco tiempo después, en julio, haría su último viaje a Marlomé para reunirse con su madre y pasar sus últimos días de vida en paz. El joven Henri murió un 9 de septiembre de 1901 a las dos y cuarto de la mañana. Terminaba aquí la vida del revolucionario pintor que supo captar la esencia y retratar con veracidad los más crudos e insólitos detalles de las noches parisinas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué os ha parecido, chic@s? :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...