miércoles, 27 de julio de 2016

Wamba renunciando a la corona...

Ribera, Wamba renunciando a la corona
Wamba renunciando a la corona, 1819
Óleo sobre lienzo
163 x 219 cm
Museo del Prado, Madrid

       Creada para adornar las estancias del salón central del Casino de la Reina y, haciendo pareja con la obra Cincinato abandona el arado para dictar leyes a Roma, Ribera crea esta magnifica obra  en 1819 tras pasar una temporada viviendo en Roma. El género lo englobamos de nuevo dentro de la pintura de historia. El tema elegido esta vez será un acto sucedido en España durante la Alta Edad Media. Es el momento en el que Wamba, el anciano rey visigodo,  renuncia al poder por no encontrarse en buena disposición para esto. Con un gesto de desaire, Wamba detesta la imposición de la corona. Uno de los hombres, armado con una espada, amenaza de muerte al anciano rey si este no continua con su mandato.


Ribera, Wamba renunciando a la corona
Wamba renunciando a la corona (detalle)



        Tanto esta obra como Cincinato abandona el arado para dictar leyes a Roma están creadas con ciertos tintes patrióticos. Las composiciones son cuidadas y equilibradas. Los gestos y los rostros son fríos. Las actitudes en ambas obras son solemnes, dignas y nobles de acuerdo con la altura moral de sus protagonistas. Como si de una obra de teatro se tratase, las figuras aparecen en la escena como colocadas en un friso. Algunas de las posturas son equivalentes y le sirven a Ribera para limitar el propio espacio dentro de la escena…  Sin lugar a dudas, tanto las actitudes, gestos, luz y colorido de estos dos lienzos nos recuerdan a la obra de su maestro Jacques Louis David en El juramento de los Horacios.


Jacques Louis David, El juramento de los Horacios
El juramento de los Horacios, 1784
Óleo sobre lienzo
330 x 425 cm
Museé du Louvre, París

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué os ha parecido, chic@s? :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...