sábado, 27 de agosto de 2016

Francisco de Zurbarán...

Goya:Retrato de Zurbarán
Goya: Retrato de Zurbarán,
Sanguina
Musée du Louvre, París


Tal día como hoy, el 27 de agosto de 1664, fallecía en Madrid el pintor extremeño Francisco de Zurbarán. Perteneciente a la generación de artistas del Siglo de Oro español, Zurbarán supo reunir en sus obras de una manera simple y eficaz, la pasión, la familiaridad y los aspectos más relevantes de la vida monástica de la contrarreforma española. Su extraordinaria fama le llevo a ser conocido como “pintor de monjes”, y su capacidad para reproducir de una forma sencilla lo que se muestra a nuestro alrededor lo convirtieron en un soberbio pintor de naturalezas muertas. A esto, debemos añadir que, su gusto por la creación de volúmenes puros y elementales le llevó al punto de alcanzar formas “cuasi” cubistas.

De sus comienzos en los talleres de Sevilla destacamos la impronta moralesca que el joven traía de Extremadura, y la gran amistad que entablaría con su coetáneo Diego de Velázquez, sobre quien en 1658 testificaría a favor en las pruebas que se realizaron para la concesión del hábito de Santiago, declarando que lo conocía: “quarenta años ha”.

De entre una inmensa producción artística, destacaremos las Pinturas para el Real Monasterio de Guadalupe, en Cáceres. Adentrado el mes de febrero del año 1639, fray Juan de San José, procurador del Real Monasterio de Guadalupe, otorga el poder para que se le encargue a Francisco de Zurbarán las pinturas de la sacristía del monasterio. En el contrato, se especificaba que el pintor del Rey y “pintor de ymaxinería al olio” se obligaba a hacer siete lienzos de religiosos hijos del convento, de iguales medidas cada uno: tres varas y media de alto y dos y media de ancho, por un importe total de 7.350 reales. 


Sacristía Real Monasterio de Guadalupe  Cáceres
Sacristía del Real Monasterio de Guadalupe
 Cáceres

Además de las pinturas de la sacristía, el pintor extremeño realizó los lienzos para la capilla dedicada a San Jerónimo y los que irían colocados en los dos altares del coro alto. Este grupo de imágenes de la sacristía guadalupana está considerado como el conjunto decorativo más rico de toda la trayectoria profesional del artista, y una de las pocas series que pueden apreciarse completamente “in situ”.



Sacristía Real Monasterio de Guadalupe  Cáceres
Sacristía de Real Monasterio de Guadalupe
 Cáceres


Tras una larga carrera llena de reconocimientos y triunfos, y tras contraer nupcias en tres ocasiones, el pintor caerá enfermo de muerte en Madrid, dictando su testamento 24 horas antes de su fallecimiento: el 27 de agosto de 1664.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué os ha parecido, chic@s? :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...