sábado, 13 de agosto de 2016

Eugène Delacroix...

Autorretrato, 1837 (aprox)
Óleo sobre lienzo
65 x 45,5 cm
Musée du Louvre

      Tal día como hoy, el 13 de agosto de 1863, fallecía en París Eugène Delacroix. Nacido en el seno de una familia perteneciente a la alta burguesía (su padre era embajador de Francia en los Países Bajos y su abuelo materno era Jean-François Oeben, un prestigioso ebanista en la corte de Luis XVI), el pequeño Ferdinand-Victor-Eugéne Delacroix –como así se llamaba- vivió su infancia en medio de un clima social difícil y agitado, lleno de episodios de culpas, castigos, delaciones y decapitaciones.

Considerado como uno de los  impulsores del Romanticismo y máximo exponente en la Francia del siglo XIX, Delacroix buscó la inspiración en los maestros italianos del Renacimiento, sobre todo de Rubens, alejándose por completo del estilo neoclásico que reinaba en Francia durante esa época.

De sus muchos viajes por el mundo, en el norte de áfrica descubrió su amor por el color, la necesidad de realizar una pintura más viva lejos el academicismo imperante: gracias a esto, conseguiría plasmar en sus obras sus ideales y su fuerte personalidad. Su amor por lo exótico, la naturaleza y el descubrimiento de nuevas culturas y formas de vida, hicieron que el joven Eugène realizase obras tan impresionantes como La libertad guiando al pueblo o La masacre de Quíos, entre otras muchas.


La masacre de Quíos, 1824
Óleo sobre lienzo
419 x 354  cm
Muée du Louvre, París

Sobre su infancia se ha llegado a especular mucho, sobre todo de las cuatro ocasiones en las que el artista estuvo a punto de morir: quemado mientras dormía en una cama, ahorcado con las riendas de su caballo mientras jugaba con uno de sus hermanos, ahogado en el Puerto de Marsella, y envenenado al morder un tubo de tinta.


Pero no sería hasta la mañana del 13 de agosto de 1863, cuando el artista exhaló su último aliento mientras se encontraba en su casa de París, acompañado por su gobernanta y fiel amiga Jenny, sobre quien el pintor escribió: El único ser cuyo corazón me pertenece sin reserva…



La Libertad guiando al pueblo, 1830
Òleo sobre lienzo
260 x 325 cm
Musée du Louvre, París
                                       

¡Un saludo a tod@s!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué os ha parecido, chic@s? :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...