lunes, 27 de febrero de 2017

Joaquín Sorolla...

Joaquín Sorolla,1908
Joaquín Sorolla, 1908

“Me sería imposible pintar despacio al aire libre, aunque quisiera. No hay nada inmóvil en lo que nos rodea. Mira bien: el mar se riza a cada instante; la nube se deforma al mudar de sitio; la cuerda que pende de este barco oscila lentamente; ese muchacho salta para evitar las olas; aquellos arbolillos doblan sus ramas y tornan a levantarse… Pero, aunque todo esto estuviera petrificado y fijo, bastaría que se moviera el sol, lo que hace continuamente, para dar diverso aspecto a las cosas. Aquellas montañas de lejos ya no son lo que eran hace un momento. Hay que pintar deprisa. ¡Cuánto se pierde, fugaz, que no vuelve a encontrarse!”
.                                                                                 

                                                                                          J. Sorolla y Bastida

Joaquín Sorolla, "El baño del caballo", 1909
El baño del caballo, 1909
Óleo sobre lienzo
205 x 250 cm
Museo del Prado, Madrid

Amante del mar Mediterráneo y de la luz de Valencia, Joaquín Sorolla y Bastida nos dejó un legado de más de 2.200 obras englobadas dentro del movimiento Impresionista, Postimpresionista y Luminista internacional. Desde muy joven sintió verdadera devoción por la pintura y, a muy temprana edad, comenzó a estudiar las obras de los genios del Museo del Prado. Poco después, con la maleta cargada de ideas, marchó a París donde entró en contacto con la pintura Impresionista y con artistas tan importantes como Anders Leonard Zorn o John Singer.

En 1889 y, tras su boda con Clotilde, el pintor se trasladó a Madrid donde empezó a plasmar en sus lienzos la luz que pasaría a convertirse en la característica indispensable del resto de su producción artística. El éxito fue tan rotundo que, en pocos años, realizaría exposiciones por toda Europa, Chicago y Nueva York, recibiendo numerosos premios y acaudalando una riquísima fortuna.

 Su pintura de género costumbrista, el realismo y crítica social, así como su inmensa colección de retratos, hacen de Joaquín Sorolla uno de los pintores españoles más conocidos en el panorama artístico internacional. 


Joaquín Sorolla, "¡Otra Margarita!", 1892
¡Otra Margarita!, 1892
Óleo sobre lienzo
130 x 120 cm
 
Washington University in St. Louis


Joaquín Sorolla, "Trata de blancas", 1894
Trata de blancas, 1894
Óleo sobre lienzo
166´5 x 155 cm
Museo Sorolla, Madrid


Joaquín Sorolla, "¡Aún dicen que el pescado es caro!", 1894
¡Aún dicen que el pescado es caro!, 1894
Óleo sobre lienzo
151´5 x 204 cm
Museo del Prado, Madrid


Joaquín Sorolla, "¡Triste herencia!", 1899
¡Triste herencia!, 1899
Óleo sobre lienzo
212 x 288 cm
Coleccion Bancaja, Valencia

Joaquín Sorolla, "Desnudo de mujer", 1902
Desnudo de mujer1902
Óleo sobre lienzo
166´5 x 155 cm
Museo Sorolla, Madrid


Joaquín Sorolla, "Chicos en la playa", 1909
Chicos en la playa, 1909
Óleo sobre lienzo
118 x 185cm
Museo del Prado, Madrid

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué os ha parecido, chic@s? :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...